Espiritu de la cantera madridista

18 01 2009

michel

23 de marzo de 1963 nace José Miguel González Martín del Campo, más conocido como Míchel. Este futbolista comenzó desde pequeño con su pasión por el fútbol hasta demostrar su gran valía como jugador en las filas del Real Madrid.

Míchel ficha por el Real Madrid el 1 de Octubre de 1976 en sus categorías inferiores y poco a poco irá subiendo hasta que en la temporada 1981-82 da el salto al Castilla de Amancio Amaro. Será en el seno de este legendario equipo donde se irá gestando la generación más importante de jugadores que ha dado el fútbol español en los últimos años: la “Quinta del Buitre”. El 11 de Abril de 1982 debuta en Castellón, sí, pero debido a una huelga de futbolistas, que obliga a los equipos a emplear jugadores de las categorías inferiores. Marcará entonces su primer gol de blanco, el de la victoria (1-2). Comienza la temporada 1983-84, la que será, sin duda, la más dura de su carrera deportiva. Permanece en el Castilla por tercer año consecutivo, mientras muchos excompañeros ya triunfan en el primer equipo.

Míchel debuta en el Bernabéu ante el Barcelona con el 7 a la espalda- número que odia, aunque aún guarda la camiseta. Salvo el 2 y el 9, ha llevado todos los dorsales, llegando incluso a jugar de portero -. Ese primer año jugaría 26 partidos, casi todos por la banda izquierda, consiguiendo dos goles. Sus primeros triunfos internacionales llegan en la copa de la UEFA, donde participa activamente en las legendarias remontadas del Bernabéu. Recuerda con especial cariño dos partidos: el disputado ante el Inter, donde marcaría el tanto de la victoria en la prórroga, y el 0-3 ante el Videoton de Hungría, en la final. La trayectoria de Míchel en el primer equipo es ampliamente conocida por todos los madridistas. Con la llegada de Gordillo, Hugo y Maceda, con los veteranos Gallego, Santillana, Juanito, etc., y con la incipiente “Quinta del Buitre”, el Madrid arma un conjunto campeón, uno de los más completos que ha conocido el fútbol.

En el aspecto internacional, Míchel debutó en 1985 contra Austria, en Zaragoza.. En la Selección marcaría 22 goles, cota sólo superada por Butragueño y Di Stéfano . Participó en dos mundiales. En México saltará a la fama por el gol injustamente anulado ante Brasil, convirtiéndose, junto a Butragueño, en uno de los jugadores más importantes del campeonato. En Italia realiza su mejor partido ante Corea, donde consigue su máximo registro personal, consiguiendo los tres tantos españoles. En estos años de madridista, Míchel ha tenido una línea de regularidad impresionante, jugando más de 400 partidos y marcando más de 90 goles. Míchel ha conseguido muchos premios en su carrera, pero el más emotivo, quizá, es el reconocimiento de sus compañeros de profesión, que le nombraron varias veces “El mejor futbolista español”.

Más información

Anuncios




El vuelo del buitre

14 01 2009

buitre1

Sin lugar a dudas un ejemplo de jugador del Real Madrid lo encontramos en Butragueño, este futbolista maravilló durante años a la afición madridista con la que se consideró la “Quinta del Buitre”.

Con dieciocho años ya juega en un equipo de Tercera División y en poco tiempo es fichado por el Castilla, ascendiendo así a segunda división. En 1984 es llamado por el Real Madrid con Alfredo Di Stefano como entrenador para jugar con la Primera División. Entorno a su figura se formó la denominada “Quinta del Buitre”, que estaba integrada por Sanchís, Míchel, Pardeza y Martín Vázquez. A partir de este momento su presencia en los partidos del Real Madrid y con la selección Nacional se convierte en todo un espectáculo futbolístico.

En su paso por la selección contra Gales logró que España se clasificara para los mundiales de México. Jugando en esta competición logró marcó cuatro tantos a Dinamarca. Su capacidad como goleador le llevó incluso a superar a Di Stefano, que entonces tenía el récord, con 26 goles en 69 partidos. Por otra parte, en la mayoría de las ocasiones facilitaba a sus compañeros los goles. Junto con Hugo Sánchez formó una de las parejas más temidas por sus adversarios. Sin embargo, a partir de 1992 las lesiones que sufre le pasan factura: su capacidad como goleador se ve mermada. A mediados de la década de los noventa Raúl se convierte en la nueva promesa del equipo y Butragueño se retira del equipo.

En 1995 tras once años en el Real Madrid, 310 partido y 115 goles recibe un homenaje del equipo blanco en el Santiago Bernabeu. A lo largo de su carrera su trayectoria profesional ha sido reconocida con varios galardones como el garbanzo del oro o el balón de bronce. Durante estos años el equipo ganó seis ligas consecutivas, dos Copas del Rey y dos de la UEFA. En este año fichó por el Atlético Celaya, un equipo mexicano. Tres años después se retiró de este deporte pero nunca se olvidará el legado que dejó en el Real Madrid.

Más información